EMOCIONES

¿Desde dónde tomas decisiones? ¿Sopesando los pros y los contras o le metes algo de pasión? Hoy sabemos que pasión y razón no van por caminos separados, sino que ambas nos guían en nuestras relaciones, decisiones, éxitos, motivaciones, tropiezos,…

La integración de nuestro mundo emocional y racional nos empodera como profesionales, como integrantes de un equipo, como personas y genera una serie de capacidades difíciles de vencer. Una organización con inteligencia emocional capeará las tormentas y saldrá fortalecida de ellas.

El liderazgo, no es otra cosa que la manera de motivar desde la inteligencia emocional, desde la integración de la razón y la emoción. Como dice Daniel Goleman “cuando la gente está a gusto es cuando mejor trabaja”.

Construir equipos de alto rendimiento en empresas que apuestan por el desarrollo y la calidad total, pasa por un entrenamiento en las habilidades de la inteligencia emocional para entender los momentos emotivos en los que están las personas en un determinado momento; usar las emociones para favorecer la productividad, el buen clima y el desarrollo; y para generar un clima en el que la regulación emocional se facilite y consolide las relaciones personales y profesionales.

TALENTOS

¿Qué se te da realmente bien? ¿Con qué tipo de tareas fluyes? Se habla mucho de la gestión y evaluación del talento, sin embargo no siempre acertamos en lo fundamental: ayudar a las personas a descubrir sus propios talentos y conectar su productividad y motivación desde ellos.

Como nos dice Stephen Denning “contrata a alguien que ama su trabajo, acabará haciéndote parecer un genio” y si no aman su trabajo las personas de tu equipo, siempre puedes ayudarlas a encontrar sus fuentes de motivación y despertar sus talentos.

¿Quién piensa en modo estratégico, científico o tecnológico? ¿Es posible mantener la motivación de los miembros de un equipo? ¿Quién se desarrolla mejor desde una base normativa y quién desde la flexibilidad? Estas son algunas de las pistas que descubrimos cuando el talento y su desarrollo están presentes en nuestras organizaciones, en nuestras vidas.

CREATIVIDAD

¿Cuántas técnicas creativas conoces? Y si no las conoces ¿Cómo es que las usas habitualmente? Usamos la creatividad para resolver problemas, para innovar, para generar cambios de cultura, para crecer y avanzar en lo personal y en lo profesional, la creatividad tiene que ver con el funcionamiento óptimo de la persona.

Esta capacidad mental puede además entrenarse y sistematizarse, generando modelos de trabajo alternativos que saltarán casi automáticamente cuando las formas tradicionales de afrontar la tarea no generan resultados. La frase de Edith Wharton “la creatividad no consiste en una nueva manera, sino en una nueva visión” resume lo que esta capacidad entrenada hace en nuestras mentes.

Entrenar el hábito para generar ideas, pensar desde distintas posiciones, pensar para actuar como si, mapas mentales, story telling, existen muchas herramientas que nos facilitan traer la creatividad a nuestro mundo consciente.

La creatividad además nos hace fluir, nos invita a jugar con “la realidad”, abre las puertas de formas alternativas de pensamiento y empodera a las personas.