En España hace 45 días que nuestros hábitos diarios cambiaron, bueno los diarios, los familiares, los de primavera, de cumpleaños, de despedidas y funerales y de nacimientos…. Todos, absolutamente todos nuestros hábitos cotidianos, sociales, laborales, de estudios y afectivos han cambiado.

Con mayor o menor grado de conciencia estamos presentes en nuestras propias vidas…yo soy más consciente de lo que ocurre en mi cuando me siento plena, enfadada, triste, decepcionada, dolida, aburrida, … sí, puedo enchufarme a redes sociales, series, novelas, vídeo-aperitivos y a toda una serie de actividades frenéticas que me distraigan de lo que siento. También, puedo elegir estar en silencio conmigo, o elegir llamar a una amiga, a un amigo con quien conversar de manera transparente sobre mi experiencia en este preciso momento.

Y con un poco de suerte, esa persona me escucha sin intentar que nada cambie, entendiendo que hoy yo, estoy así, triste, enfadada o aburrida. Quizás mañana sea esta persona quien quiera llorar, quejarse o despotricar…hoy me toca a mi.

¿Es suerte o es el camino que llevamos surcando y cuidando durante años? Me refiero a la revolucionaria idea sobre darme cuenta de la gran fortuna de estar rodeada de personas que me ven, tal cual soy, tal cual estoy en este momento, sin esperar que cambie, que me disfrace…¿es casualidad o he ido cuidando este jardín para que las flores de la aceptación y el cariño formen parte de mis relaciones?

¿Quién quieres ser para ti y quién quieres ser para otras personas? ¿Quién quieres que sea para ti tu familia, tus amistades, tus compañeras y compañeros de trabajo?

Te invito a escuchar qué palabras regalas en tus relaciones y sentir cómo te hacen vibrar a ti y al resto de personas…y entonces podrás decidir.

Share
This