Escuché esta frase en una canción y me inspiró para escribir esta entrada.

Amar la trama más que el desenlace me sugiere estar presentes en este instante, momento a momento, procurando que la mente no se quede atrapada en una idea de futuro (amable o temeroso) o en esos momentos del pasado que activan, por lo general, añoranza o dolor.

Enfocarme en el presente es comprender que lo que he vivido es pasado y que en el presente reescribo mi historia siendo capaz de construirme al liberarme de las ataduras y etiquetas de lo que fui, viví o experimenté hace tiempo.

Amar la trama más que el desenlace me sugiere que es importante tener una actitud abierta, como cuando nos entregan un regalo envuelto y nos dicen que cerremos los ojos. Lo hacemos, abrimos las manos y nos dejamos estar en esa apertura de recibir lo que nos quieran entregar. Cuando amamos la trama más que el desenlace tenemos esa apertura de aceptar y agradecer lo que vaya sucediendo a cada momento.

Y así, soltamos la idea de poder controlar lo que acontezca. Dejamos de aferrarnos o de forzar un resultado concreto. La falsa ilusión de que eso es posible desaparece y confiamos en que las formas que va tomando el río son las más adecuadas según el caudal y la orografía.

Amar la trama más que el desenlace me sugiere que no lo sé todo y que hay mundo de posibilidades que mi mente limitada no tiene registradas como opciones, así que mejor dejar que la trama vaya creando el desenlace inesperado y sorpresivo. Dejar también que otras personas con las que mi vida se enriquece vayan aportando, cooperando, creando y construyendo conmigo el guión, los saltos y giros en la trama y los diferentes desenlaces.

Porque si algo he aprendido es que no hay un desenlace y mucho menos uno único o uno adecuado o mejor. Cuando más libero mi existencia de modelos, estándares, mandatos, reglas, normas, etiquetas, introyecciones, cuando más libero a mi mente de la necesidad de ser aprobada y reconocida, cuando más me libero, menos necesito los desenlaces, menos me importan y más sencillo me resulta simplemente vivir la trama.

Mientras aprendo a ser y estar de esta manera….os dejo la bella canción de Jorge Drexler

Share
This