Abrazar nuestra vulnerabilidad suponer ir más allá de nuestra zona de seguridad. Supone movernos en un terreno de incertidumbre en el que renunciamos a controlar y a predecir todo. Sara Buesa

Terminando la 6ª semana del curso de Cultivo de la Compasión con Gonzalo Brito, me encuentro con este tesoro en forma de vídeo que te dejo al final de la entrada y al que te invito a dedicar un tiempo y atención abierta y atenta para verlo y sentirlo. 24 minutos de honestidad, vulnerabilidad y corazón. Mucho corazón.

Es muy curioso, o quizás no tanto, porque yo misma me encuentro en ese momento de transito de mi propio duelo desde el que me hago preguntas ¿Me sentaría frente a Francisco José Garzón, el conductor del Alavia, para conocerlo? ¿Siento odio, rencor o resentimiento hacia él o hacia alguien más? Conforme pasa el tiempo y yo me reconstruyo más entiendo que las experiencias que vivimos nos conforman de alguna manera. Cada persona (adulta) decide, consciente e inconsciente, cómo eso permeará en su vida y qué teclas tocará y cuales no.

Aún recuerdo con clara nitidez mi decisión de rodearme de energías bellas y sanadoras y de limitar las energías densas y llenas de lástima, congoja, miedo o expectativas. Entonces, en medio de mi dolor y mi estado de shock, lo poco que sabía de manera clara y determinante era la necesidad de vivir un duelo sano y bello, tal como había sido mi relación con Santiago, mi pareja, quien falleció en el accidente de tren en Angrois. No imaginaba cómo serían las aguas que transitaría y que aún transito y si sabía que quería que las velas y los salvavidas que me acompañasen en ese trayecto serían fuerza para impulsar mi barca y nunca pesos que me lastrasen.

La compasión abraza y comprende el dolor sin aconsejar, sin meter prisa, sin ahondar continuamente en el dolor con lastimas y “pobrecitas”…la compasión refuerza la resiliencia personal para encontrar de nuevo el camino.

En estos días, empiezo a entender que mi vulnerabilidad es necesaria en este proceso que es la vida tras una pérdida traumática. Que hacerme la fuerte a base de mantenerlo todo bajo control no solo es una falacia sino que no me ayuda a crecer y me lastra en un continente que no me gusta.

¿El propósito de esta entrada? En primer lugar, agradecer de manera pública a todos los hermosos faros de luz que me han acompañado en este camino y que siguen a mi lado. Y en segundo lugar, poner en práctica esto de vivir desde mi vulnerabilidad, dejando aquí por escrito parte de mi recorrido y saltar al vacío. Y en tercer lugar, compartir contigo este maravilloso vídeo.

Share
This