05 Feb 2018

Ya estamos de vuelta

Hace ya unos cuantos meses que no actualizamos nuestro blog debido a un problema en nuestra web. Se trata de problemas sencillos para quienes conocen las técnicas y los recursos para resolverlos.
Recuerdo haber escuchado desde chiquita que cuando llamabas a “un manitas” a casa para cualquier arreglo de fontanería, electricidad no paganas tanto por cambiar un codo o un fusible sino por saber que era eso y no otra cosa la solución a tus males.
Pues lo mismo pasa con la web y otros asuntos. Que no se trata de la dificultad de lo que tienes que hacer para arreglarla sino saber qué ‘diablos’ hay que hacer.
Y aprovecho esta reflexión para hablar del coaching como herramienta técnica que estaría bien contratar a profesionales en la materia. Porque claro… Si hacer coaching es hacer preguntas… Eso lo hace cualquiera no??… Ahora bien…

Qué clase de pregunta?
En qué momento cada pregunta?
Con qué finalidad hago esa pregunta?

Los procesos de coaching son procesos que nos aportarán luz y lucidez. Y eso, necesariamente supone sacar de la oscuridad y de la sombra aspectos que hemos querido esconder (de una manera consciente o menos)
Ese ‘sacar a la luz’ a veces supone una confrontación con el o la cliente y sólo desde la profesionalidad y el respeto este proceso puede ser positivo.

Así que, aprovecho este primer post de 2018 para desear que todas las personas pongamos luz a nuestras vidas, tanto en los ámbitos personales, profesionales como sociales. Tomemos la iniciativa de detectar qué ‘avería’ tenemos y qué ‘solución’ es la adecuada.

Share
This