El mejor modo de controlar a tu oveja o vaca es darle una pradera grande y espaciosa. Shunryu Suzuki

El concepto zen de estar bajo control se aleja bastante de lo que entendemos aquí, en este punto filosófico-socioeconómico-geográfico al que llamamos occidente. En su libro “Mente Zen, mente de principiante”, Suzuki nos invita a dejar que nuestros pensamientos pasten libremente en el gran prado de nuestra mente global para así, observándolos y dejándolos libres, también nos liberemos del control en minúsculas para encontrar la calma y la serenidad en el ser. Si te apetece, a ese estado de serenidad y de calma le puedes llamar “estar bajo control”, sentirte en armonía o bajo control, elije tú la palabra, el concepto es el importante.

“Esto debe/no debe ocurrir de esta manera”; “lo esperado es esto/aquello/ni esto ni aquello”; “lo estás haciendo bien/mal”; este es el tipo de control que le imponemos a nuestra mente diariamente, un esquema rígido por el cual debe transitar. No la dejamos que vaya y venga por los rincones que la atraen sino por donde queremos o por donde creemos que nos han dicho que debe ir….

Algo que sucede frecuentemente en las sesiones iniciales de entrenamiento de la atención plena. No me ha salido bien, no lo he hecho bien suele ser la conclusión. Y la idea que en realidad te proponemos es soltar, aprender a observar con libertad, con curiosidad. Ya hay muchos patrones predefinidos en los que debemos encajar diariamente como los horarios, los trayectos, las rutinas, etc., como para seguir metiendo rigidez a mis momentos de disfrute y de conexión con conmigo.

Si dejamos de vez en cuando que nuestra mente deambule, si la observamos amablemente, sin castigar y sin juzgar, descubriremos todo lo que nos quiere decir que a veces no escuchamos: nos hablará de soluciones, de alternativas, de novedades;… siempre y cuando soltemos el control de los “debería” o de los “como debe ser”.

Esto es desarrollar la mente de principiante, esto es desarrollar la curiosidad auténtica. Esto es soltar. Esto, se entrena y se adquiere con el devenir en la vida, con la madurez y la sabiduría y se puede ayudar con la práctica y entrenamiento en atención plena o mindfulness, algo que hacemos y que nos encanta compartir en grupo.

Share
This